Ciudades de papel, de John Green

Leído

244_NT94284.jpgFecha de lanzamiento: 06/2014
Número de páginas: 368

“El día más largo de mi vida empezó con retraso. Me desperté tarde, me entretuve demasiado en la ducha y al final tuve que disfrutar del desayuno en el asiento del copiloto del monovolumen de mi madre, a las 7.17 de la mañana de un miércoles.

Solía ir al instituto en el coche de mi mejor amigo, Ben Starling, pero Ben había salido puntual, así que no pude contar con él. Para nosotros, «puntual» significaba media hora antes de que empezaran las clases, porque aquellos treinta minutos antes de que sonara el primer timbre eran el plato fuerte de nuestra agenda social. Nos quedábamos delante de la puerta lateral que daba a la sala de ensayo de la banda de música del instituto y charlábamos. Como la mayoría de mis amigos tocaban en la banda, yo pasaba casi todas las horas libres del instituto a menos de cinco metros de la sala de ensayo. Pero yo no tocaba, porque tengo menos oído para la música que un sordo. Aquel día iba a llegar veinte minutos tarde, lo que técnicamente significaba que aun así llegaría diez minutos antes de que empezaran las clases.”

Sinopsis: En su último año de instituto, Quentin no ha aprobado ni en popularidad ni en asuntos del corazón… Pero todo cambia cuando su vecina, la legendaria, inalcanzable y enigmática Margo Roth Spiegelman, se presenta en mitad de la noche para proponerle que le acompañe en un plan de venganza inaudito. Después de una intensa noche que reaviva el vínculo de una infancia compartida y parece sellar un nuevo destino para ambos, Margo desaparece dejando tras de sí un extraño cerco de pistas.

Opinión personal: La historia que se narra está estructurada en el libro en tres bloques.

El primero, “Los hilos”, supone la presentación de los personajes principales, y desde ese momento comienza la trama central: Margo, la vecina de toda la vida de Quentin, que con el paso de los años ha pasado de ser de esa amiga de cuando eran niños, a ser la chica popular del insituto y mujer de sus sueños, aparece en plena noche por la ventana de su habitación y le pide a nuestro protagonista que la acompañe a cumplir un plan de once puntos que tiene pendiente. Más adelante sabremos que es un plan de venganza a su novio y amigas por no haber sido sinceros con ella, y su respuesta serán diferentes ataques que llevará a cabo con la inestimable ayuda de su antiguo amigo, siempre dispuesto a ayudarla y meterse en los líos necesario con tal de estar con ella.

   El problema con Margo Roth Spiegelman era que realmente lo único que podía hacer era dejarla hablar, y cuando se callaba, animarla a seguir hablando, por la sencilla razón de que: 1) estaba indiscutiblemente enamorado de ella; 2) era una chica sin precedentes se mirara por donde se mirase, y 3) la verdad es que ella nunca me preguntaba nada, así que la única manera de evitar el silencio era que siguiera hablando.

La segunda parte, “La hierba”, comienza con la desaparición de Margo tras la noche de los hechos. No es la primera vez que desaparece, por lo que la familia, lejos de preocuparse decide que lo mejor es cambiar las cerraduras de casa para que aprenda una lección. El detective que se presenta en su casa habla con Quentin y así éste se entera de que Margo siempre que desaparece deja pistas pero nadie nunca ha sabido seguirlas. Decide, por tanto, que él sabrá seguir sus pistas y encontrarla, una manera más de intentar impresionarla.

La tercera y última parte, “El recipiente”, narra la búsqueda de Margo tras conseguir interpretar correctamente las pistas; los nervios por saber si realmente habrá sabido atar los cabos, que pasará cuando la encuentre y miles de pensamientos más que cruzan la mente de Quentin en esos instantes.

Es un libro muy fácil de leer y entretenido por el lenguaje sencillo que utiliza pero aún así está muy bien escrito y el autor ha sabido darle una vuelta de tuerca a una historia, a priori, tan típica y tantas veces narradas. La narración es muy ágil y va mostrándote datos poco a poco pero de forma continuada, lo que ayuda a que te enganches y quieras leer siempre un capítulo más.

En cuanto a los personajes, dentro de la normalidad cada uno tiene su toque diferenciador: Quentin quizás sea el más normal, es un chico bastante corriente, con una familia que se preocupa por él, sin carencias afectivas ni dramas a sus espaldas. Margo es la mezcla de dos personalidades opuestas, por una lado está la chica popular del instituto a la que todos respetan y por otro lado de Margo real que está inclinada respecto a sus sentimientos a un prototipo un tanto emo; se siente incomprendida, quiere desaparecer… Y esos dos lados de la misma persona, para mi gusto, el autor no ha sabido unirlos demasiado bien (si es que pueden unirse). Ben y Radar son los dos amigos de Quentin que le acompañarán en esta aventura, y con sus diálogos y situaciones John Green nos da una lección de amistad, porque tras haber recorrido sus páginas, aunque el amor es lo que pone en marcha la maquinaria de Quentin, para mi el tema principal de la novela no sería otro que la amistad sobre todas las cosas.

Primer capítulo aquí.

Valoración: 7,5/10

Anuncios

7 comentarios en “Ciudades de papel, de John Green

  1. He visto reseñas de todo tipo sobre este libro y aunque la tuya es la que mas me gusta lo voy a dejar pasar de momento. Quiero darme un respiro con este autor porque lo veo allá donde voy y creo que si leyese ahora algún libro suyo me gustaría menos sólo por lo empachada que estoy del autor.
    De todas formas me quedo con tu opinión y más adelante lo leeré :)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s